Educación Pública: Repetir grado no es un juego

Carmen Sánchez Sadek
Domingo, 17 de marzo de 2002

Una de las ventajas de poder trabajar con distintos distritos escolares en 11 estados de la Unión es la oportunidad de comparar los sistemas educativos estatales y locales de los lugares que visito.

Desde principios de marzo me encuentro en Carolina del Norte trabajando con los maestros de un condado agrícola muy rico. El clima templado, la tierra fértil y el increíble aumento de la población hispana en este condado de Duplin ha contribuido enormemente a la transformación económica y social de la región. En los últimos diez años --comencé a trabajar con las escuelas de esta zona en 1996--, la población hispana de Carolina del Norte ha aumentado un 400% según el periódico The News & Observer, uno de los diarios más importantes de la capital de este estado, Raleigh.

Hoy se habla de nuevas estadísticas que deben considerarse con mucho cuidado en California y otras partes del país. Antes de mencionar las cifras, sin embargo, es importante notar que Carolina del Norte fue uno de los primeros estados en establecer un sistema estatal de exámenes de fin de curso, desde el tercer grado en adelante; hoy se tiene que pasar en los grados tercero, quinto y octavo para poder avanzar al siguiente. En estos grados reprobar al estudiante desaplicado es obligatorio a menos que éste reciba una exención --waiver-- para pasar al siguiente grado a pesar de fallar los exámenes de fin de curso en lectura, lenguaje (en inglés) y matemáticas.

Los números indicados en el diario causan verdadero horror: hoy, en Carolina del Norte, repiten más estudiantes de kindergarten, primero y segundo que ninguno de los otros grados hasta que los estudiantes entran en la escuela secundaria. En el curso escolar 2000-2001, el porcentaje de estudiantes que repitieron el kinder, primero y segundo grado fue casi el doble del porcentaje obtenido durante el año académico 1990-1991. El grado en el que más estudiantes repiten es el noveno grado: el 14.6% de todos los estudiantes de Carolina del Norte tienen que repetirlo.

Pero como indiqué anteriormente, los estudiantes de kinder, primero y segundo no tienen que tomar ningún examen estatal de fin de curso. Sin embargo, 3,292 estudiantes de kinder repitieron el curso en 1990, comparado con 6,446 en el año 2000, un aumento del 3.7% al 6.4%. Las figuras del primer grado son: 3,590 estudiantes repitieron primer grado en 1990 comparado con 7,515 estudiantes en 2000, o sea un aumento del 4.0% al 7.2%. En el segundo grado 1,366 estudiantes repitieron el grado en 1990 comparado con 4,073 en el año 2000, o un aumento del 1.6% al 3.9% en diez años. ¿Cómo es posible que tantos tengan que repetir los grados donde no hay exámenes oficiales que prueben su retraso académico?

El periódico entrevista a varios directores y administradores de escuelas públicas. La directora de la escuela Cary Elementary explica que "hay algunos estudiantes que necesitan un año escolar extra. Nadie quiere retrasar a los estudiantes, pero queremos asegurarnos que los estudiantes estén listos cuando lleguen a los ''grados con graduación basada en exámenes". Un administrador del sistema escolar del condado de Wake explica: "Me pongo muy frustrado cuando encuentro a un estudiante de cuarto o quinto grado que tiene que repetir el grado... Esto puede haberse prevenido. Estos estudiantes debieron repetir los grados de primaria previamente. En muchos casos necesitaban un año extra anterior al grado superior en que se encuentran''. Por lo visto, concluye The News & Observer, los directores de escuela de Carolina del Norte creen firmemente que retrasar a los estudiantes haciéndoles repetir el kinder o el primer grado es más beneficioso para los estudiantes que hacerles repetir los grados más avanzados.

Claro está, no todos los educadores aprueban esta repetición de grados. Una maestra de lectura de la escuela Knightdale Elementary --también estudiante graduada de la Facultad de Educación de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, comenta: "No se beneficia al estudiante si se le hace repetir el grado sin recibir la ayuda educativa que necesita, ni tampoco se beneficia al estudiante que avanza al grado siguiente sin recibir la ayuda educativa necesaria''. Los directores de escuela prefieren, como comentó el director de la escuela Wilburn Elementary en Raleigh, equivocarse ''y enviar temprano durante el curso escolar muchas más cartas a los padres de las que en realidad se necesitan'', explicándoles que "dado el progreso académico de su estudiante, se le está considerando para que repita el grado''.

En el mismo The News & Observer en que aparecieron estas estadísticas, también se reportaban, en la página editorial, otras estadísticas aún más horripilantes: mientras Carolina del Norte experimentó un progreso económico fenomenal desde 1990 hasta el año 2000, las medidas que informan sobre el bienestar de los niños del estado disminuyeron considerablemente. La población infantil que vive al nivel de la pobreza aumentó un 12% en los últimos diez años. Peor aún, el estado tiene uno de los niveles más altos de toda la nación en cuanto a abandono escolar, especialmente entre los estudiantes minoritarios afroamericanos y los nuevos jóvenes residentes hispanos. Tales cifras no son sorprendentes cuando se entiende que el número más grande de estudiantes que repiten un grado se obtiene en el noveno grado, el grado de transición a la escuela secundaria.

Carolina del Norte le ofrece una lección a California, a todos los padres y madres californianos: hay que asegurarse de que antes de que sus estudiantes repitan un grado, el programa educativo, la organización de la escuela, los métodos de enseñanza del maestro o la maestra, los programas adicionales provistos a su estudiante, todo lo que se puede mejorar en la escuela se haya mejorado para mejor servir a sus estudiantes. Nunca se permita que un estudiante repita un grado si no hay pruebas de que la escuela ha hecho todos los cambios necesarios para asegurar el triunfo, el progreso y el avance de su estudiante... su estudiante no tiene la culpa. La enseñanza, y por consiguiente el aprendizaje, son la responsabilidad de la escuela.

Carmen Sánchez Sadek es consultora de materias educativas, evaluadora de programas escolares y miembro de la facultad Foshay Learning Center, LAUSD.

 

 

 


RETURN to Home Page

 


For more in-depth information, classroom demonstrations, and "coaching" of new and/or experienced teachers, Dr. CARMEN SANCHEZ SADEK offers:

1. Cognitive - Academic Language and Vocabulary Development
2. Cross Cultural Diversity - Multicultural Strategies
3. Effective Instruction for English Learners (L.E.P. students) Parts 1, 2, 3, 4
4. Promoting Academic Success in Language Minority Students
5. Cognitive - Academic Language and Vocabulary Development
6. Oral Language / Literacy Skills / Higher Order Thinking Skills
7. 50/50 Dual Language Programs: design, planning and implementation
8. The Structure of English / The Structure of Spanish
9. Transition: Introduction to English Reading

Web Site Programs for Teachers: Numbers 1, 5, 7, 8, and 9.
Web Site Programs for
Paraprofessionals: Number 3.
Web Site Programs for
New Teachers:
Enhanced Cultural Sensitivity - The Challenge of Students Diversity
Identifying / Responding to Students' Language Needs
Phonemic Awareness: Teaching English phonics to L.E.P. students
Relationship Between Reading, Writing and Spelling
Improving Reading Performance -- Building Oral Language Skills)

Write and e-mail any additional questions you may have, and Dr. CARMEN SANCHEZ SADEK will establish with you, your school or district a Technical Assistance Service Contract. Dr. CARMEN SANCHEZ SADEK will answer all your questions promptly and to your satisfaction.

 

For information and credentials please click on the link below or contact directly:

CARMEN SANCHEZ SADEK, Ph.D.

Educational Consultant, Program Evaluator

National Board for Professional Teaching Standards, Certification (12/2006)

3113 Malcolm Avenue, Los Angeles, California 90034-3406

Phone and Fax: (310) 474-5605

E-mail:  csssadek@gte.net