Proposición 227: las promesas no se han cumplido

Carmen Sánchez Sadek
Domingo, 10 de septiembre de 2000

Hace dos semanas me encontraba en el Aeropuerto Internacional de Los Angeles (LAX) lista para salir hacia Arkansas, donde entrenaría a asistentes de enseñanza del programa educativo para estudiantes migratorios de ese estado. De reojo vi un titular en primera plana: "Mejoran los resultados de las pruebas, sorprendiendo a los críticos de la prohibición de la enseñanza bilingüe". En un ejemplar del periódico The New York Times que alguien había desechado, aparecía un artículo que analizaba los efectos de la Proposición 227 y que se basaba en los resultados de la Prueba Stanford 9 en dos distritos escolares en particular: Oceanside y Vista, ambos en el condado de San Diego.

¿Se han cumplido las promesas de la Proposición 227 después de dos años de aprobada? Veamos cuáles eran:

Artículo 2. Sección 305. "Todos los estudiantes en las escuelas públicas de California recibirán enseñanza sobre el idioma inglés al ser enseñados en el idioma inglés. . . . Los estudiantes designados English learners (quienes no dominan el inglés) serán educados mediante el método de inmersión llamado sheltered English durante un período de transición provisorio que normalmente no se intenta que exceda más de un año".

¿Qué nos dice la Proposición 227 con esta jerigonza legal? Nos promete que todos los estudiantes que no dominan el inglés deberán saber todo el inglés necesario para funcionar al nivel de los estudiantes anglo-parlantes en un año Nos asegura que, normalmente, los estudiantes de conocimientos limitados en inglés no necesitarán más que un año de clases de sheltered English.

El Departamento de Educación del estado de California, bajo la dirección de la superintendente Delaine Eastin, no se ha tomado el trabajo de contar, ni de reportar o exigir información de todos los distritos escolares de California sobre el número de estudiantes que, luego de un año de instrucción en sheltered English, funcionan perfectamente en las clases regulares de inglés, tal como nos prometió la Proposición 227.

Entonces, ¿quiénes son esos estudiantes LEP (estudiantes de proficiencia limitada en inglés) cuyos resultados en las pruebas han aumentado y mejorado tan dramáticamente? Según la Proposición 227 deberían ser sola y exclusivamente los estudiantes que cursan su primer año de enseñanza "sumergidos" en inglés. Todos los demás, ya no deben ser --y la Proposición 227 nos garantiza que "normalmente" no serán-- estudiantes LEP. 

Entonces, señor superintendente Ken Noonan del distrito escolar de Oceanside, ¿quiénes son los estudiantes LEP cuyos resultados en las pruebas estatales parecen ser estelares según la nota de marras?  ¿Son exclusivamente los estudiantes limitados en sus conocimientos del inglés (LEP) que cursan su primer año "sumergidos" en esa lengua? Y, ¿ya transfirió usted a todos ellos a las clases regulares cuyos compañeros son todos angloparlantes? Y, ¿qué pasó con los estudiantes LEP del curso escolar 1998-1999? No deberían aparecer como estudiantes LEP, sino como estudiantes regulares, en el curso pasado. ¿Cuáles son los resultados de estos estudiantes ex LEP en las pruebas tomadas al final del curso 1999-2000?

Ninguna de estas preguntas ni se preguntan ni se contestan en el artículo del The New York Times. Nadie en el estado de California las ha preguntado ni las ha contestado: ni la superintendente estatal, ni el señor Unz o la señora Gloria Matta Tuchman, los autores de la Proposición 227. ¡Ni tampoco el ex maestro Jaime Escalante, su proponente más entusiasta! 

Analicemos más a fondo los resultados, especialmente comparando el enorme abismo en logros académicos que separa a los estudiantes LEP de los estudiantes angloparlantes. En segundo grado, según los promedios estatales, los estudiantes LEP han aumentado en sus calificaciones un total de nueve puntos y subieron al nivel de 28% en los dos últimos años lectivos. Pero los estudiantes angloparlantes ya sobrepasan el 60%, ¡una diferencia abismal de casi cuarenta puntos de porcentaje! Y sin embargo, la Proposición 227 nos prometía que "normalmente" tales estudiantes LEP estarán listos para funcionar en clases regulares al final del primer año de instrucción. ¿Normalmente?  ¿Será entonces que los estudiantes LEP no son "normales"?  

En Oceanside, los logros académicos de los estudiantes LEP disminuyen en los grados más avanzados: en el segundo grado llegan al 32%. En el tercer grado los estudiantes sólo llegan al 22% y en el quinto grado al 19%. En los grados 10 y 11 los resultados son tan bajos que ni se reportan en el artículo pues no han aumentado casi nada.

No en balde el Departamento de Educación estatal no quiere saber cómo, cuándo, ni por qué un estudiante recibe la designación LEP. Ni trata de investigar si se cumplen con los reglamentos para implementar la Proposición 227. Ni hace nada para exigir que se cumplan los reglamentos referentes a la Proposición 227 del Código de Educación del estado de California. Como decimos en español, "ojos que no ven, corazón que no siente."

(2) Artículo 3. Sección 310. "Los requisitos indicados en la Sección 305 pueden ser revocados con el consentimiento bien informado y presentado por escrito... por el padre o guardián del estudiante". De nuevo, ¿qué significa esta jerigonza? Dos cosas muy importantes.  Primero, como el Artículo 305 se refiere a todos los estudiantes en las escuelas públicas del estado de California, todos los padres, tanto quienes hablan sólo inglés como quienes no saben ni papa de inglés -toditos- pueden pedir que sus hijos e hijas reciban enseñanza en inglés y en otro idioma, o sea, que cursen en clases bilingües. 

Este punto es importantísimo, pues casi todos los distritos escolares en California, incluso el distrito de Los Angeles (LAUSD) discriminan contra los estudiantes que no dominan el inglés ya que sólo a ellos se les da información sobre otros programas que se ofrecen en vez del programa de "inmersión" en inglés.

Todos los estudiantes deberían recibir información, tal y como lo manda la Proposición 227. Nunca se les ha informado a los padres angloparlantes que sus hijos pueden ser educados en dos idiomas desde el Kindergarten hasta el grado 12, igual que los estudiantes LEP.

Y en la información que se les ofrece a los estudiantes LEP nunca se menciona que los programas bilingües se ofrecen a todos los estudiantes. Si todos los padres supieran que sus hijos pueden convertirse en bilingües, o trilingües, estoy segura que la mayoría de los padres angloparlantes matricularían a sus hijos en los programas bilingües desde el Kinder hasta el grado 12. Y entonces los padres que no dominan el inglés y sus hijos se sentirían mucho más libres de reclamar lo que les corresponde por ley a todos.

Además, los reglamentos del Código de Educación del estado de California clara y terminantemente dicen: Sección 11303. (a) (3) "Los permisos de excepción que los padres pueden pedir serán autorizados, a menos que el director y el personal educativo de la escuela tenga evidencia substancial de que la alternativa reclamada por el padre no será bien adecuada para el estudiante". Este punto es tan serio que el Departamento de Educación estatal y la Oficina Federal de Derechos Civiles ya se presentaron a investigar una queja demandando al distrito escolar de Oceanside cuyo superintendente, el señor Noona, públicamente ha declarado que negó todos los permisos a los padres hispanohablantes. Un informe sobre esta investigación será publicado muy pronto.

Podemos pues observar que la promesa más importante de la Proposición 227 no se ha cumplido.

La Proposición 227, contrario a todo lo que se informa, no ha abolido la educación bilingüe. Muy al contrario, la Proposición 227 ha abierto las puertas para que todos los estudiantes de las escuelas públicas de California, si sus padres así lo desean, tengan la oportunidad de hacerse bilingües, biculturales y de aprender a leer y escribir en dos idiomas.

La Proposición 227 garantiza que el padre, la madre o el guardián de cada estudiante pueda decidir qué es mejor para su hijo o hija: ser monolingüe -hablante, lector y escritor sólo en inglés- o ser bilingüe o trilingüe.

Las promesas de la Proposición 227, entonces, no se han cumplido.

Carmen Sánchez Sadek, Ph.D., es consultora de educación y evaluadora de programas académicos.

 


RETURN to Home Page

 


For more in-depth information, classroom demonstrations, and "coaching" of new and/or experienced teachers, Dr. CARMEN SANCHEZ SADEK offers:

1. Cognitive - Academic Language and Vocabulary Development
2. Cross Cultural Diversity - Multicultural Strategies
3. Effective Instruction for English Learners (L.E.P. students) Parts 1, 2, 3, 4
4. Promoting Academic Success in Language Minority Students
5. Cognitive - Academic Language and Vocabulary Development
6. Oral Language / Literacy Skills / Higher Order Thinking Skills
7. 50/50 Dual Language Programs: design, planning and implementation
8. The Structure of English / The Structure of Spanish
9. Transition: Introduction to English Reading

Web Site Programs for Teachers: Numbers 1, 5, 7, 8, and 9.
Web Site Programs for
Paraprofessionals: Number 3.
Web Site Programs for
New Teachers:
Enhanced Cultural Sensitivity - The Challenge of Students Diversity
Identifying / Responding to Students' Language Needs
Phonemic Awareness: Teaching English phonics to L.E.P. students
Relationship Between Reading, Writing and Spelling
Improving Reading Performance -- Building Oral Language Skills)

Write and e-mail any additional questions you may have, and Dr. CARMEN SANCHEZ SADEK will establish with you, your school or district a Technical Assistance Service Contract. Dr. CARMEN SANCHEZ SADEK will answer all your questions promptly and to your satisfaction.

 

For information and credentials please click on the link below or contact directly:

CARMEN SANCHEZ SADEK, Ph.D.

Educational Consultant, Program Evaluator

National Board for Professional Teaching Standards, Certification (12/2006)

3113 Malcolm Avenue, Los Angeles, California 90034-3406

Phone and Fax: (310) 474-5605

E-mail:  csssadek@gte.net