Reforma educativa: cómo crear estudiantes mediocres

Los maestros son recompensados ahora por dedicarse a los estudiantes de nivel inferior para llevarlos al nivel promedio del grado. Sin embargo, no se provee recompensa por enseñar a los estudiantes aplicados a desarrollar su potencial intelectual.  Al final, todos pierden

Carmen Sánchez Sadek
Domingo, 25 de febrero de 2001

La más reciente ola de reformas educativas tiene poco que ver con una nueva filosofía de la educación, o con innovaciones en la metodología y técnicas de instrucción, o con mejoras en las estrategias de diseño del programa. 

La actual reforma educativa tiene mucho que ver, sin embargo, con la redistribución de recompensas y consecuencias para educadores y estudiantes. 

La actual reforma educativa comenzó hace menos de una década con una definición de metas y criterios. Estos enuncian lo que se espera que los estudiantes de un grado logren en el transcurso del año escolar. En teoría, representan el nivel más alto de logros al que deben aspirar todos los estudiantes. En la práctica, se han convertido en enunciados demasiado rígidos que atañen al rendimiento mínimo.

Hoy en día, las metas y criterios limitan severamente el logro educativo de cualquier estudiante. Las necesidades de los pupilos brillantes, listos y estudiosos -los que generalmente saben todo lo que hay que saber al nivel de ese grado en particular- son dejadas de lado completamente. Los maestros son recompensados por dedicarse a los estudiantes de nivel inferior para llevarlos al nivel promedio del grado.

Sin embargo, no se provee estímulos por enseñar a los estudiantes a satisfacer su potencial intelectual. Una vez que el estudiante cumple con las metas y criterios del nivel correspondiente a su grado, se le deja desatendido. Se considera asimismo que el maestro ha cumplido con su deber. La atención del maestro se vuelve hacia quienes necesitan que se vuelva a enseñar tal o cual lección. Si los estudiantes de nivel inferior no aprueban la asignatura, el maestro sufre las consecuencias: el despido.

Las metas y criterios vigentes impiden que el maestro enseñe nada más allá del nivel de su grado. Ningún maestro se atreve, bajo este sistema, a incentivar a sus estudiantes más brillantes a que se desarrollen. No se contemplan recompensas dentro de la reforma educativa para estimular a los más avanzados. Por lo demás, el maestro del grado siguiente se enojaría si sus estudiantes estrella se le aburrieran en clase.

La reforma educativa priva de incentivos a los estudiantes brillantes. 

Los más listos y estudiosos tampoco reciben premio alguno por su dedicación al aprendizaje. Las oportunidades educativas del programa postescolar y la escuela de verano sólo se imparten a los estudiantes de menor rendimiento. Se considera, según parece, que los de mejor desempeño académico ya aprendieron bastante. Durante el verano pueden incluso olvidar lo que aprendieron.

La reforma educativa exige que el logro de metas y criterios sea mensurable. El examen escogido, lamentablemente, es un instrumento estandarizado de evaluación que tiene poca relación con lo que se enseña en el salón de clase diariamente. Los resultados de este examen determinan los de la escuela, sus maestros y los estímulos.  O el castigo de todos los involucrados. Ya que lo que enseñan los educadores en clase y el material del examen casi no tiene relación, los administradores y profesores de escuela han concluido que:

Los estudiantes deben tomar exámenes de práctica para aprender a responder correctamente preguntas sobre las que no tienen conocimiento; y

Los estudiantes deben aprender el material del examen y nada más.

Ya que es tan alta la recompensa que se da a una escuela y sus maestros si los estudiantes salen bien en el examen, se fuerza a éstos a tomar incontables pruebas de práctica casi a diario. Las escuelas y sus docentes buscan desesperadamente cualquier pista que les indique de qué va a tratar el examen. Olvidándose de las metas y criterios, imparten exclusivamente el material del examen.  Realmente, lo que enseñan es el examen y nada más sino este.

Los estudiantes, sin embargo, no reciben recompensa por sus esfuerzos. Aquellos que son brillantes, listos y aplicados se sienten totalmente limitados en su proceso de aprendizaje por lo que la prueba contiene, ya que es la única manera en que las metas y criterios -sean lo que sean- son medidos. Su capacidad intelectual y persistencia los apartan de cualquier oportunidad de enriquecerse educativamente.  Pueden darse el lujo de desaprender lo aprendido para contestar exitosamente las preguntas del examen.

Los estudiantes desaplicados, sin embargo, reciben el castigo que les corresponde según el sistema: asisten a las clases de refuerzo después de la escuela y en el verano se les retiene en el aula y repiten el grado. Todos los otros estudiantes los conocen, saben lo que son y por qué se les castiga. Sus maestros y la escuela son sometidos también a vergüenza pública.

Pero ni unos ni otros saben cómo mejorar la situación.

Las escuelas y los maestros que fueron recompensados por las altas calificaciones que los estudiantes brillantes y aplicados obtuvieron en el examen no tienen que compartir el secreto de cómo lo lograron.

Por lo demás, nadie lleva la cuenta de cómo saldrán el año que viene en el examen estandarizado. Es lógico pensar que aquellos que sacaron notas altas aprendieron el material de este año, el cual les servirá para el año que viene y para salir bien en el próximo examen. La actual reforma educativa no está interesada en seguirles la pista a nuestros mejores y más diligentes discípulos. Lo único que hace es decepcionarlos a ellos y a todos los demás.

Carmen Sánchez Sadek, PhD, es consultora de educación y evaluadora de programas académicos.


RETURN to Home Page

 


For more in-depth information, classroom demonstrations, and "coaching" of new and/or experienced teachers, Dr. CARMEN SANCHEZ SADEK offers:

1. Cognitive - Academic Language and Vocabulary Development
2. Cross Cultural Diversity - Multicultural Strategies
3. Effective Instruction for English Learners (L.E.P. students) Parts 1, 2, 3, 4
4. Promoting Academic Success in Language Minority Students
5. Cognitive - Academic Language and Vocabulary Development
6. Oral Language / Literacy Skills / Higher Order Thinking Skills
7. 50/50 Dual Language Programs: design, planning and implementation
8. The Structure of English / The Structure of Spanish
9. Transition: Introduction to English Reading

Web Site Programs for Teachers: Numbers 1, 5, 7, 8, and 9.
Web Site Programs for
Paraprofessionals: Number 3.
Web Site Programs for
New Teachers:
Enhanced Cultural Sensitivity - The Challenge of Students Diversity
Identifying / Responding to Students' Language Needs
Phonemic Awareness: Teaching English phonics to L.E.P. students
Relationship Between Reading, Writing and Spelling
Improving Reading Performance -- Building Oral Language Skills)

Write and e-mail any additional questions you may have, and Dr. CARMEN SANCHEZ SADEK will establish with you, your school or district a Technical Assistance Service Contract. Dr. CARMEN SANCHEZ SADEK will answer all your questions promptly and to your satisfaction.

 

For information and credentials please click on the link below or contact directly:

CARMEN SANCHEZ SADEK, Ph.D.

Educational Consultant, Program Evaluator

National Board for Professional Teaching Standards, Certification (12/2006)

3113 Malcolm Avenue, Los Angeles, California 90034-3406

Phone and Fax: (310) 474-5605

E-mail:  csssadek@gte.net